domingo, 3 de febrero de 2019

ALIANZA LIMA, CRISTAL, "U"...

DE ILUSIONES Y FRACASOS
"La Noche Blanquiazul", "La Noche Crema", "El día de la Raza Celeste"... Los tres "grandes" de nuestro fútbol se presentaron ante sus hinchas y público en general esta semana con espectáculos que hacían pensar que estábamos ante Messi, Ronaldo, Pogbá, Neymar,etc. NO, estábamos ante Quevedo, Butrón, Corzo, Carvallo, Cazulo, "canchita" Gonzales... Estadios llenos de gente que se ilusiona con un gran año. Eso suena a lo de siempre y sabemos cómo termina siempre.
Está bien toda esta fiesta. Total, el fútbol es la alegría del pueblo. Sin fútbol no se concibe la vida. Eso lo saben los dirigentes, lo sabe el hincha (el sufrido hincha), lo sabemos todos. Aunque, para ser sinceros, la deuda pendiente de los clubes nacionales son los torneos internacionales (siempre hacemos papelones), la esperanza de que esto cambie por fin cuando se inicia el calendario futbolístico, siempre está en la cabeza de los "incondicionales". Espero, una vez más, que esta vez sea diferente.
Resultado de imagen para ALIANZA CRISTAL U
Alianza Lima es el que más ha invertido. Miguel Ángel Russo, su actual técnico, es un top en la región, con títulos y pergaminos que lo avalan. Ha contratado con criterio a jugadores del medio local e ilusiona al hincha con el título nacional y apunta a ser la sorpresa en la Copa Libertadores. El único problema es que "el equipo del pueblo" nunca ha sido un grande en la Libertadores. Ni siquiera en su mejor momento, con Cubillas y compañía, supieron meterse en instancias finales del torneo continental. Es una deuda histórica que, ojalá, alguna vez la salden. ¿Será este el año?
Sporting Cristal, el campeón peruano, cambió de técnico, contrató menos que los de La Victoria, pero siguen con la columna vertebral que los llevó, de lejos, a ser los mejores del pasado año. Eso los mantiene como favoritos (cosa rara, ¿no?), para el medio local, pero para la Copa Libertadores... no lo sé. Hace mucho, pero mucho tiempo un equipo peruano no es protagonista, en serio, del torneo más importante a nivel de clubes. El otro representante peruano a la justa continental es Melgar. Una incógnita. Los arequipeños, en sus últimas presentaciones internacionales han sido otra decepción. No tengo por qué creer que esta vez será distinto... ¿Y Garcilaso del Cusco?  me olvidaba de ellos... eliminados... otra vez.
Quizá Universitario la tenga un poco más fácil este año en su lucha por el título nacional. No juegan nada afuera y se concentrarán totalmente en planificar el año para obtener su estrella número 27 que no logran desde su último trofeo en el 2013. 
Salvo raras, rarísimas excepciones, se hizo un buen papel internacional a nivel de clubes. ¿Y sigue la duda que somos un país chico, futbolísticamente hablando? Por favor... 

sábado, 29 de diciembre de 2018

SELECCIÓN PERUANA

CURVA DESCENDENTE
El año termina y el saldo futbolístico, a nivel de selección es incierto. Si bien volvimos a un mundial de fútbol luego de 36 años, lo que vino después preocupa. Los partidos amistosos dejaron más dudas que certezas de un crecimiento sostenido con miras a hacer una gran Copa América en Brasil. Se decía que jugábamos (detrás de los pentacampeones), el mejor fútbol de la región, que ganar el torneo más antiguo del mundo a nivel de selecciones era casi una obligación, que jugar el mundial de Qatar el 2022 era un hecho. Hablamos de un futuro que es probable. Pero nadie puede asegurar nada de esto. Si somos realistas y objetivos, seguimos siendo un equipo chico, que tuvo una espectacular racha el 2017 y logró cumplir el sueño de varias generaciones que anhelábamos ver nuestra bandera en un mundial. Perfecto. Fenomenal. Sigo aplaudiendo eso. Pero el fútbol es mucho más que sólo una buena racha. La curva es descendente.
Resultado de imagen para PERÚ FUTBOL
Para empezar, hicieron bien en seguir con Gareca al mando del grupo. En segundo lugar, se busca que los encuentros amistosos sean exigentes, bien. Sólo que, al parecer, los jugadores no están al nivel de la exigencia. Es cierto, qué más exigencia que un mundial al que, creo, lo hicieron bien. Pero el problema pasa porque, al parecer, los jugadores no están en su mejor momento. Guerrero sigue suspendido. Farfán se lesionó y la edad le está pasando factura. Tapia, no juega, no tiene continuidad. Flores, ahora en México, sigue siendo suplente. Cueva, en Rusia, es uno más, y tampoco juega. Gallese, en un puesto tan sensible, calienta la banca, y no tiene equipo. Ramos hizo mal en irse a Arabia (por dinero), y tampoco la "chunta". Santamaría, que empezó bien en la liga azteca, tampoco está jugando. ¿Trauco? ni siquiera es convocado en Flamengo (su padrino, Guerrero, ya no está). Estoy hablando de 9 jugadores que, lejos de crecer futbolísticamente, han decaído en su juego y están desapareciendo de los campos de juego. Sólo Araujo, Aquino, Carrillo y, sobretodo Advíncula, (4 jugadores), están teniendo regularidad y han evolucionado. Aunque sigo creyendo que Carrillo hizo mal en irse a Arabia.

Perder ante Ecuador y Costa Rica ha evidenciado lo que he dicho. Sobre el papel, éramos mejores. Éramos. Hoy no lo somos. Ricardo Gareca tiene otro gran reto. Buscar jugadores en un medio como el nuestro no es fácil, por eso, estoy seguro, va a insistir con los mismos. Obvio, ya los conoce, y los jugadores a él, y de seguro matarán por no defraudarlo. Todo toma tiempo, y consolidar una idea de juego también. La idea es que, juegue quien juegue, se pueda llegar al nivel que disfrutamos cuando vencimos a Uruguay, aquí en Lima, y derrotamos a Ecuador, en Quito. Si podemos sostener ese juego tres partidos seguidos, el futuro se podrá mirar con una sonrisa en el rostro.

domingo, 16 de septiembre de 2018

NUESTRA SELECCIÓN POST MUNDIAL

NUESTRA REALIDAD

Dos derrotas. Puede sonar preocupante para cualquiera. Y en serio lo es. Ese equipo que jugaba bien, que funcionaba como equipo, y como tal conseguía resultados muchas veces insospechados, no está más. Luego de jugar el mundial en Rusia, los dirigidos por Ricardo Gareca parece que están pasando por una transición natural: adaptarse a la actualidad de pertenecer al selecto grupo de selecciones de élite, competitivas, solicitadas para enfrentarse a las ya acostumbradas potencias del balompié.¿Fácil? No. ¿Preocupa? Sí. Esta casi mágica realidad podría ser efímera si no se intenta ser honesto con nosotros mismos. ¿A qué me refiero?, el éxito conseguido, los triunfos logrados, lo único que han logrado es elevar nuestra autoestima hasta la estratósfera. Eso sería bueno si no fuésemos tan desubicados. Este tipo de historias ya suena repetida: ganamos un partido y ya somos los mejores del mundo...
Ahora, ante Holanda y Alemania, pasó lo que tenía que pasar. Perdimos. Lo raro hubiese sido que ganáramos. Aunque por momentos se jugó bien, incluso en ambos encuentros nos adelantamos en el marcador, no logramos mantener un juego solvente, de dominio y sólido en todas las líneas. Fallamos mucho en defensa, con errores infantiles en salida que nos costaron goles. Eso no puede pasar nunca más. La explicación pasa porque la realidad dice que no somos lo que creemos ser. No somos la gran potencia futbolística que erróneamente suponemos que somos. La actualidad de nuestros jugadores dista mucho de ser la ideal. Cueva en Rusia no es titular. Carrillo, en Arabia, ¿es broma? muchas veces el dinero no es la respuesta a todo. Los únicos que han crecido son Advíncula en España (Rayo Vallecano), y Pedro Aquino en México. Farfán, en lo suyo, destacando por sus propios méritos y talento que lo hacen, a su edad, quizá el mejor jugador peruano (junto a Pizarro), de los últimos 20 años.
Si Gareca no recompone las cosas ya, la caída luego de haber subido tan rápido y tan alto, será dura, muy dura. La Copa América del próximo año tiene que ser la confirmación de un crecimiento real. No creo que vayamos por todo (campeonar), no sería justo. Hay otras selecciones que saben lo que significa ser grandes. Que merecen más de lo que su actualidad les está dando. Nosotros debemos asumir que aún somos un equipo chico que está buscando por fin, consolidar no un equipo, sino el crecimiento de TODO nuestro fútbol. Con un torneo local decente, en donde la mediocridad no sea el común denominador. Con canchas donde se pueda jugar un buen fútbol, no chacras donde apenas se pueda patear el balón. Con un sistema de justicia deportiva "justa" y diligente en donde queden de lado las especulaciones y sospechas y libres de intereses. Por algo tenemos que empezar. 
Me parece saludable que Ricardo Gareca siga al mando de la selección absoluta. La continuidad asegura una idea de juego que espero se instaure en la mentalidad del jugador peruano.

domingo, 15 de julio de 2018

VIVE LE FRANCE


LA FRANCE CHAMPIONNE DU MONDE
¡¡Francia Campeón!! ¿Justo? Hay quienes dicen que siempre tiene que haber un campeón, pero no siempre es el justo campeón. En Rusia, gustó mucho Bélgica, tercero, por delante de Inglaterra. Croacia, subcampeón, inspiró mucha simpatía, por su garra, sorpresa cuando iba abajo en el marcador, y una solidaridad como equipo que hizo ver partidos sorprendentes como cuando volteó a Inglaterra. Todos, incluyéndome, veíamos a los ingleses en la final. Es cierto, las polémicas van a haber siempre en el fútbol, y más aún en un mundial. Pero, a decir verdad, cómo se puede cuestionar a una selección que mostró solidez en todas sus líneas, con un arquero como Lloris que fue de lo mejor. Una defensa, con Varane y Umtiti, titulares en Real Madrid y Barcelona respectivamente, muy atentos en las coberturas y, además, con gol. Carrileros como Pavard (autor del mejor gol del mundial ante Argentina), y Hernandez con mucho fútbol y vocación ofensiva. Kante (el mejor contención del torneo), Pogba, un mixto que ataca y defiende con gran facilidad y criterio en las contras. Un Griezman que tiene una rapidez mental para que, en situaciones que se requieren, resuelva con eso, rapidez, y salir con un remate o habilitación que aclara el panorama. Y qué decir de Mbappe. El joven es una realidad que hace dudar de su edad (¿en serio tiene 19 años?), ¡¡increíble!! Su velocidad, lujos, y sobre todo gol, han convertido al francés en una joya que no quiero imaginar en cuánto podría valer su pase…
Resultado de imagen para francia campeon mundial
¿Justo? Claro que sí. Aunque su juego no haya sido el más vistoso o de espectáculo que muchos quisieran ver, Francia jugó siempre con inteligencia. De acuerdo al rival, supo administrar bien el balón. Cuando tenía que esperar, esperaba, cuando tenía que acelerar, aceleraba, cuando tenía que defender un resultado, lo hacía sin ruborizarse. Cuando iba abajo en el marcador (como ante Argentina), se adelantó y, sin desesperarse, remontaron y ganaron con autoridad. Por eso, no me pregunto de si los galos son justos campeones. Lo aseguro. Quien gana una final de un mundial de la Fifa, goleando, no merece discusión. Fueron los mejores y punto. Segunda estrella para los Blues y segundo capitán que levanta la copa, primero en la cancha como jugador, y ahora como técnico, Didier Deschamps (antes lo hizo Beckenbauer, con Alemania). Celebra París, todo Francia, y yo celebro haber sido testigo de un gran mundial. Rusia quedará en la historia, no sólo porque rompió con el estereotipo de ser un país frío (y no me refiero al clima), sino porque fue cobijo de, quizá, el mejor mundial. El mundial en el que el VAR también jugó, y fue determinante en muchos resultados. El mundial en el que todo el adelanto tecnológico fue puesto al servicio del mejor deporte que pueda existir. ¡¡Que viva el fútbol!!

sábado, 7 de julio de 2018

RUSIA SIN SUDAMÉRICA


¿SUDAMÉRICA O EUROPA?
La eterna discusión de si Europa o Sudamérica. Por estos lares sostenemos que por aquí se juega el mejor fútbol, yo estoy de acuerdo. Sin embargo, en Rusia, el campeón va a ser una selección europea (de todas maneras), y si sacamos cuenta, será el cuarto título consecutivo que obtendrán los del viejo continente. ¿Eso los hace superiores a nosotros, los sudamericanos? La respuesta es NO.
Es cierto, las copas las han ganado más veces las selecciones europeas (11 contra 9), y después de Rusia 2018, serán 12 las que sumen. Considerable ventaja que sacan. Pero dejando de lado estas estadísticas, que siempre son importantes, es claro que por estos territorios es donde han salido los mejores futbolistas de la historia. Di Stéfano, Pelé, Maradona, Ronaldo (el brasileño), y más hacia acá, Messi, Cavani, Neymar, etc. habla por sí solo de la importancia del fútbol jugado en Sudamérica. La inventiva, genialidad, improvisación, magia, o como quieran llamarlo de nuestros futbolistas, ha sido capaz de enseñar el mejor fútbol al mundo.
La disciplina táctica, muy ligada a la cultura del europeo, ha sido capaz de superar esa enorme brecha de talento impropia en ellos. Sin embargo, han sabido avanzar en este terreno aprendiendo del futbolista “sudaca”, como les gusta llamarnos, despectivamente, en España. La explicación está en por qué se exporta tanto talento a España, Inglaterra, Italia, Alemania cualquier otro país del viejo mundo. Sin duda hay admiración y respeto por nosotros. Aunque la verdad, no es amor al chancho…
Quisiera creer que el actual momento de supremacía europea sobre la sudamericana (hablando de títulos mundiales), sea sólo eso, un intervalo, una pequeña brecha, o simplemente un respiro que se esté dando en nuestra región para volver a demostrar quién es quién en este hermoso juego. Aunque hay algo que tenemos que aceptar: la disciplina también es importante. Si sólo vamos a esperar que todo lo resuelva el talento, quizá debamos esperar más años para celebrar y traer una copa que, sentimos, nos pertenece.

domingo, 1 de julio de 2018

RICARDO GARECA


¿SE VA? NO, ¡SE QUEDA!
¿Se va? ¿Se queda? El técnico de la selección que mejor ha sabido manejar al futbolista peruano, se dice, tiene dudas sobre su continuidad al mando de la bicolor. Muchos le ruegan que se quede, que es el salvador de nuestro país (no sólo del fútbol peruano), que sin él volveremos a estar a la deriva y pasarán, quizá, más de 35 años fuera de un mundial. ¡Qué martirio! Sin embargo, a mi modo de ver las cosas, tengo suficientes motivos para pensar que Gareca sí se quedará con nosotros hasta Qatar. Primero, si el tema pasa por lo económico, estoy seguro de que la FPF podrá solucionar ese pequeño impase. Segundo, es cierto lo que dice Juan Carlos Oblitas, Gareca no puede estar mejor en otro lugar que no sea el Perú, y esa tranquilidad para trabajar tiene una importancia mayúscula en los procesos. Tercero, eso, el proceso. Cuando el DT argentino llegó, las cosas se le plantearon de manera clara: clasificar a Perú para Qatar 2022, y a pesar de que el éxito de su trabajo se cumplió (contra todo pronóstico), antes de tiempo, el compromiso siempre fue estar hasta Qatar, y sabemos que Gareca es una persona de palabra. Cuarto, si alguna vez dijo que se estaba preparando para dirigir a Argentina, sabemos todos (de seguro él también), que ser el entrenador de la albiceleste es un puesto muy desgastante e inestable. Cinco técnicos en cuatro años que pasaron por la AFA confirma esa papa caliente que significa tomar las riendas de Messi y compañía. Sexto, Gareca se ha caracterizado, en su carrera como entrenador, en manejarse mejor con los llamados “equipos chicos”. Somos, siempre lo he dicho, una selección modesta históricamente. Es cierto, hemos tenido buenos momentos, con grandes jugadores, pero nunca fue sostenido en el tiempo, sólo fueron buenos momentos que, así como llegaron, se fueron. Y Gareca ha demostrado que se mueve como pez en el agua en esas condiciones. Y, por último, y este es un tema no menor, pasa por los jugadores. Éstos le creen, matan por él, y ese compromiso no lo va a encontrar en ninguna otra parte. Nadie dice que, si se queda, vamos de todas maneras a clasificar a Qatar 2022, pero se está asegurando, al menos, una continuidad de trabajo que no ha sucedido nunca en la historia de nuestro fútbol: que un entrenador se quede con el buzo patrio por dos procesos de cara a dos mundiales. Es hora de pensar en grande para conseguir cosas grandes.
Resultado de imagen para GARECA

jueves, 21 de junio de 2018

PERÚ EN RUSIA 2018

SIN REPROCHES...
Un equipo sin estrellas ha demostrado que con esfuerzo y disciplina se pueden lograr cosas que parecen imposibles. Sí señores, Perú, nuestra querida selección de fútbol, ha competido de igual a igual ante selecciones con mayor oficio y jugadores top de las mejores ligas del mundo, y eso quedó demostrado en el resultado de los juegos que disputó nuestra selección. Y es que en el juego, los incas hicieron temblar a vikingos y mosqueteros, aunque sin derrotarlos. El mayor oficio se hizo presente y quedó en evidencia que para un mundial, el entusiasmo, ganas, fe, unión, etc, etc, no son suficientes. Ni la mejor hinchada del mundo pudo ayudar a nuestros aguerridos muchachos a superar la historia. Hasta el análisis del juego es ocioso. ¿Quién fue el mejor? ¿Quién mereció ganar? ¿No debió patear el penal Cueva? Ya basta. Todo esto queda en segundo plano cuando ves la entrega de un equipo que salió a la cancha empeñado en seguir haciendo soñar a millones de peruanos que, incondicionalmente, los alentaban desde donde estén. Sin reproches...

Resultado de imagen para selección peruana 2018

¿Qué viene ahora? Australia. ¿Pero luego? El proceso debe seguir. Con Gareca a la cabeza sería lo ideal. Pero no va a ser fácil mantenerlo, teniendo en cuenta que el DT argentino es voceado para dirigir en Europa, incluso, dicen, en una selección de sudamérica. Ahora, el cambio, el verdadero cambio de nuestro fútbol debe ser integral. La selección no debe ser una isla en nuestro medio. Los clubes deben ir a la par de los progresos que se logran y demuestran desde la Videna. Si las cosas no cambian, pasará que estos jugadores, que pueden disputar una eliminatoria más, serán parte de una corta generación que nos dio una alegría (jugar un mundial), y ahí se acabará. Como ya sucedió antes cuando no se trabaja a futuro y tengamos que vivir de recuerdos (una vez más), recordando a los Guerrero, Flores, Cuevas, Traucos, etc. como los héroes que alguna vez nos llevaron a nuestro último mundial. Eso no debe suceder más. ¿Se puede? Claro que sí, pero hay que seguir trabajando. 

sábado, 9 de junio de 2018

PERÚ-SUECIA

¿Estamos listos?
Luego de cinco partidos preparatorios antes de la máxima fiesta del fútbol, se necesita hacer un balance de lo mostrado por la selección que abre fuegos ante Dinamarca. La pregunta que me hago -quizá ustedes también- ¿estamos, verdaderamente listos para tamaño reto? Los optimistas dirán que sí. Los prudentes, como yo, diremos que le empresa es muy difícil. Siempre he dicho que el camino que superó Perú para llegar a Rusia 2018, es decir, las eliminatorias sudamericanas, son las más difíciles del  mundo. Enfrentar y superar a selecciones como Chile, Ecuador, Paraguay, incluso Venezuela y Bolivia, es un reto complicadísimo. En esta parte del mundo se juega el fútbol más competitivo, más duro, más friccionado, más mañoso, en resumen, más parejo del mundo, y a pesar de ello estar en Rusia, es un mérito del cual debemos estar muy orgullosos. También, siempre he pensado que las instancias iniciales de un mundial (la fase de grupos), debería ser un mero trámite para las selecciones que clasificaron de la Conmebol, ya que lo bueno siempre se ve a partir de los octavos. Ahora que seremos parte de la fiesta, sigo pensando lo mismo. Pero (siempre hay un pero), el grupo que nos ha tocado, creo, es el más difícil de todos, sin llegar a ser el grupo de la muerte. No veo a Francia como el más difícil del grupo. Veo a Dinamarca y Australia, sobre todo Australia, como los partidos claves que que tenemos que superar sí o sí para soñar con la clasificación a octavos. 
Hemos practicado un buen fútbol en estos últimos partidos de preparación. Tanto ante Croacia, como ante Islandia, fuimos merecidos ganadores, no sólo en el resultado, sino también en el trámite del juego. Pero se ha notado que ante Escocia y luego ante Arabia, el juego mostrado no ha sido el mismo. Si bien se ganaron ambos encuentros, el juego no fue lo esperado. Y ante Suecia se sufrió más de la cuenta para tener el control del juego, que es lo que mejor saben hacer los dirigidos por Ricardo Gareca. En resumen, parece que se ha ido de más a menos. Una tendencia que ha coincidido con la vuelta de Guerrero al equipo titular, ya que sin el capitán, el equipo elaboraba mejor juego y no se abusaba del pelotazo buscando al 9. 
Ahora ya no hay experimentos que valgan. No hay excusas. El mundial está a la vuelta de la esquina. Dinamarca nos espera para hacernos volver a la realidad o para confirmar la evolución de un equipo que ha ilusionado a más de 30 millones de peruanos. Con o sin Guerrero, con o sin Farfán o con y sin Flores, tenemos que jugar como los grandes que decimos ser, y lograr los puntos (ahora sí van a ser  puntos), que confirmen a lo que hemos llegado hasta Rusia. A nosotros, desde acá, sólo nos queda seguir alentando, porque esa energía tiene que llegar a cada uno de los guerreros que saldrán a la cancha. ¡¡Arriba Perú!!

sábado, 26 de mayo de 2018

Champions League

PARTIDAZO FINAL

Sobre el papel, el Real Madrid es el favorito. Sobre el papel. En la cancha, todo puede pasar. Y si el que está enfrente es el Liverpool de Klopp, entonces la cosa se vuelve menos previsible. Y es que los rojos de Inglaterra siempre han sido de aquellos a los que nunca le pesó la responsabilidad de equipo grande. Basta ver que en su rico historial se han coronado 5 veces como reyes de Europa, e incluso, tienen supremacía en torneos europeos sobre los blancos de España. Los han enfrentado en 5 ocasiones y han salido triunfantes en 3 de ellos. Una estadística estimulante.
Pero Zidane y compañía van por el Tri con algunas dudas. Las fases previas las han sufrido más de lo pensado. Ni con la Juve ni contra el Bayern la vieron color rosa (o blanco), sobretodo jugando en casa. En ambas ocasiones pasaron con lo justo. Con un penal dudoso y con errores rivales que "facilitaron" su pase a esta gran final, muchos entusiastas dudaron del funcionamiento de su ofensiva, con Ronaldo a la cabeza. Los de Klopp, en cambio, han sabido ir de menos a más, dejando en el camino al poderoso Manchester City del Pep, y a la sorprendente Roma, que se hizo fuerte en casa eliminando al super favorito Barcelona. 
Asilas cosas, en lo personal, me la juego por el equipo de The Beatles. Tienen esa raza de campeón cuando juegan este torneo, sino recuerden la final del 2005 ante el Milan, cuando perdian el primer tiempo por 0-3, lo empató en la complementaria, y lo terminó ganando por tiros desde el punto penal. Enorme final la de esta tarde...

lunes, 14 de mayo de 2018

SANCIÓN A PAOLO GUERRERO


A SACUDIRSE Y VOLTEAR LA PÁGINA…
Qué golpe tan duro. Qué sensación indescriptible y difícil de asimilar. Pero si así nos sentimos todos los que no estuvimos dentro de un campo de juego luchando hasta sangrar por ver a nuestra bandera flamear en una justa mundialista, no quiero imaginar cómo se sentirá nuestro capitán. Pero lo imagino. Destrozado, frustrado, burlado, impotente, sin piernas… los calificativos sobran. Pero de algo estoy seguro, Paolo Guerrero no se siente derrotado. No se rinde, ni rendirá nunca. Paolo representa toda la raza del peruano, la del luchador, la del terco con sus sueños, con sus metas, y quizá no pueda jugar nunca un mundial, pero quedará en él y en todos los que lo conocemos, que se siente muy orgulloso de lo que logró, de que fue el que, con su temperamento, liderazgo, y ambición, sus compañeros de equipo lo emularan hasta conseguir el sueño de todos. Y lo consiguió. De la mano de Ricardo Gareca logramos lo nadie creía posible: disputar un mundial con un equipo al que nadie daba un centavo. Eso es valioso, muy valioso. Lo sabemos. Lo sabes Paolo y estamos seguros de que, lejos de bajonear a la selección, esto los fortalece y darán 110% por darnos una alegría, por darle una alegría a su máximo referente, líder y capitán. No lo dudo. No lo dudan los más de 30 millones de peruanos.
Si no hubiese apelado… si los del Hotel no se hubiesen lavado las manos… si Pierre Manrique no… lo que sea, lo cierto es que nuestra selección jugará desde el 16 de junio un nuevo mundial, y con el apoyo de todos, podremos hacer un gran papel. Sin Paolo Guerrero tendremos que afrontar este reto y, estoy seguro, lo haremos bien.
Resultado de imagen para PAOLO GUERRERO

Pero ¿quién lo reemplazará? Los posibles reemplazantes ya han estado sonando. ¿Pizarro? ¿Farfán? ¿Ruidíaz? ¿Da Silva? ¿Quién? Si bien es cierto, el que más se parece a Paolo, por puesto, es Claudio Pizarro, el “bombardero” hace mucho que dejó de ser un referente del equipo, y quizá su llamado resulte contraproducente al objetivo de unión y buen juego de la selección. La edad tampoco es su mejor aliado. Con 39 años, Claudio ya debería haberse retirado, pero es claro que aún sueña verse en Rusia ayudando a la rojiblanca. Farfán es polifuncional en el ataque. Puede jugar por fuera, de 9, detrás del 9, él se acomoda a lo que quiere el técnico. Y lo hace bien, aunque es cierto que tiene otras características a Paolo. Ruidíaz es un goleador de aquellos, pero ¿por qué no se piensa en él como sustituto de Guerrero desde el vamos? Su talla no lo ayuda. Es obvio que aguantar el balón con los pelotazos de Yotún o Trauco, como lo hacía Paolo, no sería la mejor estrategia con “la pulga” de punta. Se tendría que cambiar de alternativa. La elaboración debería ser un aliado. ¿Da silva? Dicen que es el futuro Guerrero. Estoy de acuerdo, pero en un futuro no tan cercano. No porque no tenga talento. Lo tiene. Pasa que su actualidad dice que sale de una lesión, no tiene ritmo, pues no está jugando, ni siquiera sale en lista en su equipo. Cómo podría con tanta responsabilidad…
Es cierto que lo de la sanción al capitán ha sido la peor noticia que hemos podido recibir, pero también es cierto que debemos voltear la página. La vida continúa para todos y sobre todo para la selección, pues Rusia 2018 está a la vuelta de la esquina y no se debe perder de vista el objetivo de hacer un gran mundial. Alternativas hay y todos confiamos en la sabiduría de Gareca. Que esta vez tampoco le falle. Que así sea…